DÍA MUNDIAL DE ORACION POR LA SANIDAD DE LA IGLESIA DE CRISTO

Durante el año decenas de organizaciones se reunen para orar por la iglesia de Cristo y su restauración, y sentimos en el Señor añadir un día más de oración persistente, pues creemos que es del Espíritu Santo esta motivación a doblar las rodillas y clamar por un avivamiento en medio de ella, que traiga santidad, sanidad, consagración e impulso para predicar el Evangelio y los Altos Principios de Dios en medio de las Naciones.

Una vez más la Red De Cibernautas contra la Murmuración convoca al pueblo sensible a la voz del Señor a tener un momento de oración por la Unidad de la Iglesia De Cristo, clamando por nuestro Liderazgo, por las comunidades cristianas, haciendo Guerra Espiritual contra las fortalezas de difamación que intentan levantarse contra ellos.

La murmuración es tan dañina, una sola palabra puede contaminar a miles, se puede aplacar dicha palabra, pero restaurar a quienes la leyeron u oyeron es tan difícil para el hombre, aún para el más noble creyente, de ahí que en medio de la enfermedad que trae consigo, clamamos por la intervención de Dios para que sane y restaure a su pueblo, brotan raíces de amarguras y la cizaña se siembra, cosas que el Señor de la Mies puede arrancar sobrenaturalmente.

8 de julio de 2010, Declaramos un nuevo Día para la iglesia de Jesucristo, una iglesia que ama a Dios y a sus pastores, una iglesia sujeta a la Palabra divina por medio de sus líderes. Cristo es el Señor.

Pronto más informaciones.

Anuncios

Año 2010, el año en que la “ola de murmuraciones será detenida”

Estamos comenzando un nuevo año, desde el 2006 hemos alentado a nuestros lectores a una mejor ética cristiana, aprendiendo a madurar en el lenguaje y a ser discretos y prudentes en la conversación. La murmuración ha seguido siendo una fuerte opositora de la unidad de la iglesia de Jesucristo, aunque ella terminará solo cuando el acusador de los hermanos sea hechado en el lago de fuego en el día final, podemos detener el avance de todo lo que ataque la unidad y el sentido de paz en medio de nuestras comunidades cristianas.

Hace poco leía una “proclama profética” de un reconocido pastor, y entre sus puntos mencionaba que en este año se levantaría como una “ola de calumnias y difamaciones contra los ministros de Dios”.  Pero  me niego a que este sea un año así, y declaro que será un año en que esa ola de calumnias y difamaciones no se levantará contra los ministros de Dios. Nadie que siga la dirección del Espíritu Santo debe ignorar las maquinaciones del diablo, pero no podemos permitir que nuestras declaraciones se transformen en proclamas de tormento y pesimismo, precisamente porque en estos menesteres necesitamos creer que la unidad de la iglesia es posible. Una proclama como esta no hace sino traer más violencia, más desazón, una sensación de inseguridad que nos lleva a “velar” hasta nuestra retaguardia y vivir creyendo que en cualquier momento alguien se levantará para denostar a alguien y “destruir su reputación”. El mensaje es claro, las oraciones de los justos pueden mucho, pero más poderoso el testimonio de aquel que ora mucho y vive en integrida, porque aunque traten de venir con un millon de injurias y calumnias sobre alguien, el testimonio del siervo hablará por sus frutos, y esos frutos se cultivan con la trasparencia de un niño que vive sin ocultar nada.

Los tiempos finales en que estamos nos hablan de destrucciones, de engaños y amenazas de tribulaciones, nos invitan a sensibilizar nuestros sentidos para reconocer las señales, y estar alertas para actuar como es debido, y aunque se levante una ola de profetas dando alarma de destrucciones sobre los pueblos y congregaciones mi alma está confiada que quienes ataquen a la Novia, serán impedidos de destruir sus vestiduras, y por tanto no seremos conmovidos en tiempos de violenta tribulación.

Agabo profetizó que habría gran hambre en toda la tierra habitada, y la iglesia se dispuso a enviar socorro a Judea para los hermanos de esa localidad. Hubo una voz de alarma, y la iglesia responde ¿con oración? Seguramente, pero las obras de la fe hicieron más efectiva la oración por el testimonio de servicio que demostraron al reunir ayuda material por medio de Bernabé y Saulo (Hechos 11: 27- 28).

El mismo Apóstol Pablo luego fue receptor de una profecía, antes, el Espíritu Santo lo movió a ir a Jerusalem, y él “Ahora, he aquí, ligado yo en espíritu, voy a Jerusalén, sin saber lo que allá me ha de acontecer; salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones” (Hechos 20:22-23). No debe haber pasado mucho de estas palabras, y aparece nuevamente la figura de Ágabo quien le dice por inspiración divina qué era lo que le sucedería en Jerusalem” Y permaneciendo nosotros allí algunos días, descendió de Judea un profeta llamado Agabo, quien viniendo a vernos, tomó el cinto de Pablo, y atándose los pies y las manos, dijo: Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al varón de quien es este cinto, y entregarán en manos de los gentiles”. (Hechos 21:10-11)

El Espíritu Santo nos ha dicho a nuestros corazones que seremos vituperados, que no nos amedrentemos cuando se levanten mentiras en contra nosotros, porque nuestro galardón es grande en los cielos. Se han levantado maravillosos hombres profetizando que habrá ola de calumnias y murmuraciones contra nosotros, contra pastores y siervos reconocidos ¿Cuál será tu actitud al respecto? Oraremos por nuestros pastores para que cualquier dardo malicioso no llegue a sus corazones, y si somos siervos,  es decir todo creyente en Cristo, sea líder, pastor o un recién convertido, dejaremos que el testimonio hable más que una predicación o un mensaje lleno de fuego.

El Apóstol Pablo, después de oir a Ágabo ¿ Se arrepintió de ir a Jerusalem? No, el tenía clara la misión, llegar hasta las últimas consecuencias por causa del Evangelio. La respuesta a la profecía de Agabo:

Qué hacéis llorando y quebrantándome el corazón? Porque yo estoy dispuesto no sólo a ser atado, mas aun a morir en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús” (Hechos 21:13).

Aunque se levante una y otra ola de murmuraciones contra nuestros pastores, nosotros no dejaremos que la mentira toque nuestras mentes, oraremos aplicando la Sangre de Cristo y  seremos gente proba que haga de su estilo de vida el mensaje más potente para nuestras generaciones. Mientras tanto, sigamos llevando la antorcha de la Palabra, Cristo viene, y no podemos permitirnos horas y horas de luchar contra algo que sólo el testimonio y la Sangre de nuestro Señor pueden detener, el tiempo se acorta, y la Salvación debe alcanzar hasta la última persona de la tierra. Iremos a “ese Jerusalem”, y aunque nos aten, dispuestos estaremos a morir por el nombre del Señor.

Año 2010 el año en que la ola de murmuraciones será detenida. Amén.

¿Cómo peleas las batallas? ¿Estamos haciendo bien la Guerra?

“…Y bueno, si el mismo Pablo nos dice que hay una lucha aún, y que el diablo existe todavía, tiene sus estrategias para andar molestando a los creyentes, a la iglesia, para seguir expandiendo su “maravilloso” mensaje de condenación maquillado en el abuso del libre albedrío, el hombre sigue decidiendo por sí mismo, y puede escoger gracias a esa gracia de tener voluntad propia. Y deja bastante claro el apóstol que la lucha no es contra sangre ni carne ¿Y por qué lo tiene que dejar en claro? Porque precisamente las armas del diablo se sustentan en la sangre y en la carne, un ser humano que doblega su voluntad a la maldad, a ese deseo tenebroso,  se transforma en la mejor herramienta para hacer guerras, crear conflicto, llenar la tierra de más maldad. Pero el cristiano sabe que ese ser humano no es sino instrumentalizado para traer caos y confusión en medio de las naciones. Porque el poder del diablo no radica en la cantidad de tronos que tenga en la tierra, o en cierta cantidad de hechiceros por cada 10 cristianos, el poder del diablo radica en el susurro, en hablar despacio, tratando que nadie advierta que anda cerca, Pablo habla de “maquinaciones” (2 de Cor. 2: 12) precisamente porque el diablo generalmente no es evidente para trabajar, todo lo hace desde la trastienda, en secreto, tras las espaldas, así como se maquinan los planes para derrocar a los presidentes o al pastor de una congregación, o se reunen las logias para organizar los próximos ascensos en puestos de de universidades o gobierno …

seguir leyendo

8 de Julio, día de Oración por una iglesia sana. DILE NO A LA MURMURACIÓN

Por tercer año consecutivo Profetas Vivientes,  junto a la Red de Cibernautas contra la murmuración, invita a sus lectores, amigos, hermanos en la fe,  a un tiempo de oración y quebrantamiento personal.

La internet ha sido una excelente herramienta para transmitir ideas, expresar pensamientos, y obtener información con la distancia de un click, ha resultado ser una herramienta poderosa para transmitir el mensaje de la Cruz, el evangelio de la paz, el mensaje del Amor de Dios; pero sin ignorar las maquinaciones del diablo, ha sido usada para traer la discordia, la contienda y las divisiones. Pues no es menor el daño que se ha realizado por medio de los foros y blogs para sembrar el mensaje del rencor, las iras y las divisiones,trayendo una polarización vergonzosa en medio de la familia de la fe.     Mientras  una iglesia o denominación se encuentre dividida, todo un país será alimento de la división, desequilibrio en la repartición de las riquezas, abusos de los que obstenta poder, rebeliones de las clases obreras, anarquías que trastornan las calles, una política ultrapolarizada. Basta mirar las noticias y descubriremos los estragos que causa a diario el mensaje del odio. ¿La iglesia donde está?

Porque una nación enferma, es reflejo de una iglesia también enferma.

La murmuración ha causado bastante estrago en medio de nosotros, en los particular de la blogosfera, varios se han especializados en difamar a otros, políticos, gobernantes, pastores, iglesias, músicos, salmistas, hermanos, etc. Amparados en su pseuda “libertad de expresión” han logrado contaminar la mentes de los incautos y neófitos en ciertos temas, y seducidos por la verborrea político- espiritual obtienen el resultado: más contienda, mas separación, mas rebelión.

Porque amamos la iglesia de Cristo es que le diremos No a la rebelión, No a la Anarquía espiritual, No a la Murmuración. Desde ya disponiendonos en el hablar cotidiano, evitando siquiera aludir a alguien no presente en una conversación con amigos, hermanos, etc. Este 8 de Julio, cuando tengas tu tiempo devocional personal, dedica unos minutos a orar por la Sanidad de la iglesia, que la Misericordia de Dios se manifieste en medio de tu iglesia local y familia, que Dios pueda quebrar las cadenas de maldición que ha traído la murmuración o el mal hablar de otros.

En tu lugar secreto, tiempo devocional:

1. Agradéce a Dios por la iglesia a la cual asistes y por los consiervos y hermanos que tienes, por los discípulos que ministras.
2. Bendice en oración a tus líderes y pastores, y vuelve a agradecer a Dios por sus vidas, por la paternidad espiritual que extendienden sobre tu vida. Si has murmurado alguna vez contra ellos, pide perdón a Dios, y determinate a nunca más hacerlo, pide sabiduría para restituirles, anda donde ellos dentro de los siguientes días, y reconcíliense con  un abrazo sincero. Una palabra de perdón es un potente argumento de bendición a favor tuyo. Ora para que se quebrante toda maldición sobre sus vidas, familias y ministerios. La Sangre de Cristo los cubre.
3. Declara palabras de Fe sobre los mencionados, no los acuses ante Dios si ves en ellos falta de compromiso, falta de fe, falta de lealtad, sino que profetiza que son personas consagradas, llenas de fe, leales, no murmuradoras, recuerda que cualquier argumento negativo que hablemos de los demás puede ser usado como un argumento destructivo que Satanás, el acusador de los hermanos,  puede usar ante el Tribunal de Dios. Si fuiste herido por algunas de sus palabras es tiempo de perdonarles, y rogar a Dios que sane tu vida.
4. Intercede por la sanidad de tu iglesia local, que la Gracia del Altísimo produzca reconciliación y perdón, sobre todo si tú, tus hermanos y pastores fueron víctimas de la murmuración. Seguramente tu iglesia tuvo algún tipo de quiebre en el pasado (divisiones), ruega a Dios para que la maravillosa sangre de Cristo pueda traer restauración definitiva sobre los involucrados en ella. Ora por aquellos hermanos que ya no asisten a tu congregación por causa de las murmuraciones que ellos mismo divulgaron entre los demás, y ruega a Dios que haga misericordia con ellos de modo que antes del juicio venga tiempo de gracia para que el Espíritu Santo les redarguya y escudriñe sus corazones. Recuerda que tu oración no debe ser una acusación ante Dios, sino que declarando en fe que son íntegros,  y la oportunidad de que la Gracia les permita experimentar el arrepentimiento y el perdón.
5. Intercede por la realidad evangelica local, nacional y mundial, declara que el pueblo cristiano está más unido que nunca. Pide perdón en nombre de aquellos que han murmurado y son de distintas denominaciones, ora tanto por las víctimas de la murmuración, calumnias, difamaciones, etc. como por aquellos que fueron los victimarios. Declara palabras de bendición sobre los pastores de otras denominaciones y las iglesias que ministran.
6. Pide a Dios que la Sangre de Cristo se aplique en nuestras bocas y mentes, y que sea ella la que destruya las potestades de mentira y engaño, es tiempo de hacer Guerra espiritual.
7. Termine este tiempo con adoración y alabanza extrema, si se ha reunido con más hermanos comiencen a bendecirse con palabras proféticas, de bendición.

Yo creo que la Oración de Cristo, esa que habla de la unidad de la iglesia, se comenzará a cumplir en estos tiempos, creo que la iglesia de Cristo experimentará un tiempo de reconciliación como nunca antes se ha visto en su historia, Cristo Viene, y es tiempo de vestirse del lino fino y resplandeciente para recibir al Rey de Reyes, y Señor de Señores.

” Dios del cielo y la tierra, que habitas más alla de la eternidad. Sé que pronto darás la señal final, y enviarás a Jesucristo por Segunda Vez para recoger a quienes han experimentado en carne viva de la Gracia, porque el evangelio está siendo predicado en todo el mundo, a toda tribu (indígena, étnica, urbana), a toda lengua, nación, estrato social, ámbitos sociales (política, cultura, religión, educación), y como dijo el Señor, entonces será el fin.

Quizás mi petición es algo osada, pues de antemano conozco tu Soberanía al respecto,  y te mantienes firme con tus decretos y tiempos, pero si fuera posible  un poco de tiempo adicionado a  tu cronómetro, que la espera por tu Venida se extienda un momento solamente,  para que  tu iglesia, en medio del valle de la decisión,  tenga tiempo de ejercer el ministerio de la Reconciliación, logre  la unidad en el espíritu, para que se desate tu compasión sobre tu pueblo y dejen de ser usados por el maligno en las contiendas y apologías infructíferas.

No te pido que no vengas, pues es lo que más anhelo desde que te conocí, sino que permitas que la Oración de Jesucristo, cuando clamó por nuestra Unidad  pueda cumplirse, para que la vírgen imprudente entre en conciencia y busque aceite para su lámpara, y el siervo irresponsable entre en razón y administre sabiamente el talento dado por su Señor. Que la oveja perdida pueda ser recuperada y sea devuelta a las 99.

En mi ruego no deseo  que se retarde el Regreso de Jesucristo, sino que por un momento solamente tu iglesia experimente la Revelación de tu Cruz como lo experimentaron tus siervos y siervas en el pasado, experimente cual rhema, el llamado a  la unidad y así  el mundo crea que Tú nos enviaste, tengan la oportunidad de ir a tus nuevo cielo y nueva tierra con nosotros. Te pido una vez más, sana a tu iglesia, toca a tu pueblo, restaura tu gobierno sobre todos nosotros, y que la luz de tu Presencia resplandezca en nosotros. Que las calles no se tiñan más de la sangre de los hombres por sus guerras y vanidades, sino que corra por ellas la Sangre que restaura, sana, salva, redime, la Sangre preciosa de Jesucristo.

Sana a tu iglesia, Señor…”

No confunda, pelee la buena batalla.

Siempre es necesario que en tiempos convulsionados de explosión religiosa, o de “revival” espiritual exista maestros que confronten los eventuales errores con las verdades de la Palabra de Dios, y no por un mero capricho teológico, es conservar la doctrina de nuestra Fe en Jesucristo pura, sin mancilla ni distorciones interpretativas. Es algo que siempre ha sucedido, ya sea en los conocidos avivamientos de principios de Siglo XX, como en los de ahora, y es bueno que exista esa motivación de preservar las enseñanzas apostólicas fundamentales comunes a todos los movimientos y denominaciones cristianas: Dios y su naturaleza trinitaria, la salvación por Fe, La presencia del Espiritu Santo, un gobierno eclesial cristocentrico, el sacerdocio universal de todo creyente, la segunda venida, etc.

Pero delgada es la línea también cuando detras de estas “apologías” y “contiendas por la fe” se nublan, impidiendo ver al verdadero enemigo de la iglesia, el mismo que nos aborrece y trata día a día de acusarnos frente al Juez Justo. El mismo Pablo nos aclara la película en Efesios y nos señala cuales son los verdaderos enemigos, y ninguno es de carne y sangre, osea personas, sino que son espirituales, y luego en 2da. de Cor. habla de que nuestras armas son espirituales y poderosas para destruir “Fortalezas” que son también espirituales. Entonces trato de encontrar maestros que cotejen las verdades de las Escrituras con lo que sucede en la realidad de la iglesia emergente en todo el mundo, y solo encuentro desafíos de guerra de personas contra personas ¿Nos habremos desviado en alguna parte?

Si hemos de pelear una buena batalla, a contender en la fe, identifiquemos bien al enemigo, si le pones rostro de persona te aseguro que no encontrarás la victoria jamás, y si la encuentras será en tu propia ley que morirás , pues  Si “con espada matas, a espada moriras”, porque nuestra lucha es la que se hace en terrenos donde el ojo natural no sirve de mucho ni donde la verborreo teológica solo sirve para obstaculizar. El sistema de este mundo te anima a atacar cueste lo que cueste, confunde incluso a los profetas para que frente a una persona que erró se lancen todas las maldiciones de la Biblia. Si la buena batalla se hace con arrojo frente al verdadero enemigo de nuestra alma, el diablo, y amando lo que Dios ama: a toda la humanidad.

Post Relacionados

La Murmuracion Profética, el mover del falso Profeta

Las Palabras bajo las sombras, por Aljuazo

Sigamos orando…

Ya ha pasado un mes de la experiencia de oración por la sanidad de la iglesia enfermada por la murmuración, y de seguro fue de enorme bendición para tu vida, célula, iglesia, ministerio, etc. Incorporemos en nuestras oraciones el sentido de esta iniciativa hasta que las palabras de Isaías 29: 24 se hagan real en medio de la comunidad de creyentes, recuerde no hacer oraciones en sentido de acusación, sino que con palabras de fe profeticemos que el “murmurador aprenderá doctrina”

“Y los extraviados de espíritu aprenderán inteligencia, y los murmuradores aprenderán doctrina. ” (RV 1960)

“Los que andan confundidos entrarán en razón y los que se quejan aceptarán la enseñanza.” (Palabra de Dios para Todos)

“Los que estaban confundidos aprenderán a ser sabios, y los murmuradores aceptarán las enseñanzas.” (Dios Habla Hoy)

nomurmurar3

campaña contra la murmuración. 3

Preparándonos para el 8 de Julio. Parte I

Estamos a un par de semanas para unirnos en el espíritu por medio de la oración, clamando a Dios por la iglesia que ha sido ensuciada, contaminada o enfermada con la murmuración, contiendas y divisiones. Desde ya comienza a preparar tu tiempo de comunión, manteniendo la integridad de la vida ante todo. Cuando hables con Dios pídele que examine tu corazón y pueda revelarte si en algun instante de tus labios salió agua amarga y si estás conciente de que hablaste mal de otros tiempo atrás entremos en un tiempo de contrición y arrepentimiento, y si tienes la posibilidad de acercarte a esas personas restaura con palabras de bendición sobre ellos.

Son unas semanas y días para unirnos en fé, declararemos que somos una iglesia que vive en la integridad basada en una conducta fiel a la Palabra y que se ama entrañablemente, no es un tema solo de unidad sino que de sanidad interior desatada sobre todo el cuerpo de Cristo. Lleguemos al lugar secreto con nuestras vidas reconciliadas con Dios y con nuestra familia de la fe, sé que sucederan milagros en tu vida e iglesia local.

Post relacionados

Día Mundial de Oración por una Iglesia Sana

Unete a esta Campaña