Nuevo sismo, ahora en el Norte de Chile. POR EL DIA NACIONAL DE ARREPENTIMIENTO EN CHILE.

Hace varias semanas escribí esto, y se sintieron sus “sus réplicas” ,  algunos modigerando mi pensamiento, otros reflexionando en torno al tema, y otros simplemente manifestando su cauterizada mente. Me sorprende que algunos creyentes busquen explicaciones en la ciencia para determinar su “fe”, sabiendo que la fuente del conocimiento de todas las cosas está dentro de la ciencia, fuera de la ciencia, y sin la ciencia, para el que alega la literalidad de las Escrituras o la búsqueda de la interpretación correcta aspirará a encontrar en ellas la Respuesta a todas las interrogantes, lo que ha sucedido, está sucediendo y sucederá ¿Por qué entonces la sorpresa de algunos que intentan ocultar una palabra tan poderosa como lo es “Juicio”? ¿A caso Dios es alguien que se manifiesta solo cuando hay una oración a lo pentecostés, o cuando alguien clama por la sanidad de algo? ¿No se habrá satanizado el “juicio” creyendo que ahora tenemos un Dios que nos trata como si fueramos sus nietos?

Dios es bueno, amoroso, misericordioso, y etceteras cosas más, pero también es la Verdad, es la Justicia, lo Justo. Creer en la misericordia sin juicio, es desnaturalizar en nuestro entendimiento la divinidad misma, y eso trae consigo un nivel de rebelión, como la que el mismo Satanás experimentó.

Un nuevo sismo grado 8, 4 º mercalli y 6,3 Ritcher se sintió ahora en el norte de nuestra nación, no tiene nada que ver con las réplicas del terremoto del sábado pasado.

Dios nos está hablando potentemente, sea que le oigas desde un púlpito, o desde la imagen de la miserable condición de algunos que destruyen el derecho. Hay juicios sobre el país por tanta soberbia acumulada, juicios pendientes por derechos humanos aún en un Corte Suprema, un Juicio pendiente ante la Haya por asuntos limítrofes, un juicio de valor de la opinión pública por la mal llamada “puerta giratoria” de la Justicia Chilena, etc. Si en lo temporal existe esto, en lo espiritual mayor aún, hay un juicio por corromper el camino de la vida, por pervertir los altos principios universales, por mantener esa polarización caprichosa en medio del sistema político, por creerse mejores que el resto, por denostar al mismo Dios diciendo que no existe. Sigue la idolatría levantándose en medio de nosotros, poniéndose una imagen por dios protector, una imagen llamada vanidad, llamado ateísmo, llamada hipocresía.

Y cuando se manifiesta el juicio, inmediatamente viene el reproche por aquellos que dijeron “Dios me salvó” ¿que pasó con los “no salvos”? Entonces sus corazones se endurecen como el de Faraón recibiendo junto a Egipto las plagas.

Es fácil hablar en los tiempos mejores, y esperar que los peores se alejen cada vez más, pero en el momento de los malos ¿Alguien podría decir que se debe al puro azar o de un destino caprichoso que mata gente por diversión? ¿es la ciencia la madre de todas las respuestas a hechos como estos?

Juicio suena a muerte, algunos rehuyen a el por considerarla revolucionaria para el sentido de la “Inocencia Universal”, pero nada es efecto en sí mismo, el científico dice que son las placas, y el cristiano busca la respuesta en  Dios. El científico dice que esto es parte de la vida, el creyente cree que es consecuencia de algo mayor.

Así como en los tiempos de Jonás, somos como un “Nínive”, Chile, y la voz del Espíritu nos alienta con premura a buscar al Señor, arrepintiéndonos de aquello que desata violencia y genera corrupción. Como antaño la voz de un profeta se hace más potente para unos, y para otros mera esquizofrenia religiosa, pero la respuesta no será solo en provecho de la santidad de nuestra alma, sino que además en bienestar para quien vive en sociedad. Rasguemos nuestro corazones, que nuestro interior gima por nuestra Restauración.

Clame por la unidad de la iglesia, y que nuestro liderazgo logre un consenso que traspase el vapuleado ecumenismo.  Hay más de 300 denominaciones evangélicas, y cada una parece que viviera en su propio reino.

Por el día del arrepentimiento nacional…

Chile, Dios te ha declarado lo que es bueno, y lo que pide Él de ti: hacer justicia, misericordia y ser humilde ante Él.

Replica a un post escrito sobre esto del blog ” poder en línea”  acá:

Terremoto y Juicio. Suena duro, pero el hijo necesita corrección.

Profetizado un año antes

Suena duro hablar de juicio y muertes de inocentes, post relacionado.

Terremoto y Juicio. Suena duro, pero el hijo necesita corrección.

Anuncios

5 Respuestas a “Nuevo sismo, ahora en el Norte de Chile. POR EL DIA NACIONAL DE ARREPENTIMIENTO EN CHILE.

  1. Pingback: Los terremotos de Chile no son juicio (respuesta a post) – Blog cristiano: Poder en Línea

  2. Roberto:

    Temo no estar de acuerdo contigo en un punto fundamental de este post: El juicio de Dios.

    Dios envió profetas. De acuerdo.
    Todos los “profetas” son siervos de Dios. Falso.
    ¿Es cada terremoto un juicio de Dios? Si no es así ¿Cuáles lo son y cuáles no? ¿Es un terremoto un llamado al arrepentimiento?

    ¿Arrepentimiento de quién? ¿De los ateos que creen que si Dios existe, es como un asesino de niños y de mujeres por mandar fuego del cielo y terremotos? ¿Arrepentimiento de pecadores que viven bajo la consigna impuesta de la iglesia para dejar sus decisiones personales y asumir el control mediático de un pastor iletrado, sin preparación y supersticioso?

    ¿Es que acaso Dios se ha olvidado de la gracia? ¿Entonces quienes murieron dormidos, en sus pecados y los cristianos que perecieron dormidos en la gracia tuvieron igual final?

    Y más claro ¿No podemos dejar de catalogar cada fenómeno natural perfectamente explicable por la ciencia como un juicio de Dios? No olvides que al hablar así, lo que provocamos es más murmuración contra la iglesia, contra los que “profetizan” muerte y juicio, contra los que somos cristianos y buscando amar y servir a los no cristianos para así ganarlos sin criticarlos ni manipularlos… contra todos los que nos llamamos hijos de Dios.

    Yo sufrí el terremoto de México, en 1985 y creeme, que al año siguiente todos estábamos en casas y aulas escolares de cartón, viendo el mundial de fútbol en nuestro país. Yo no tuve ni el menor impacto de ello. Conocí de Dios al año de ese terremoto, sí, pero por que me impactó el amor de Dios en un grupo cristiano que no condenaba, ni juzgaba, ni criticaba. Si me hubieran dicho que el terremoto de 1985 y sus más de 10,000 muertos eran un juicio de Dios, yo hubiera mandado por un tubo a Dios, a la iglesia y a los que oraban allí.

    Amigo, esto no es juicio. Es un hecho de la naturaleza. Alguien preguntó en su cuenta de Twitter: El Dios que mata con terremotos ¿es el mismo al que la gente reza por ayuda después de ellos? Ese es el que se tiene que arrepentir… y nosotros, diciendo que sí, es el mismo Dios. ¿Será para condicionarlo con miedo a que Dios lo aplaste si no se inclina a adorarlo? ¿Seguimos a Dios por pánico o por temor reverente?

    Yo me hermano con ustedes porque se lo que es ver caer a tu ciudad mientras esperas que el suelo te trague. Se lo que es, por un momento pensar que no volverás a ver a tu familia. Se lo que es, en ese momento, pedir perdón a dios, a la vírgen y a los santos, por si te mueres sin confesarte y luego, darle vuelo al pecado sólo porque sobreviviste. Se lo que es arrepentirte sólo porque te dan la mano con amor.

    Perdón, pero no es juicio. Y llamados al arrepentimiento, debemos hacerlos con amor, todos los días, incluso cuando no tenemos desastres naturales que pongan sensibles por un ratito a las emociones de la gente, sobre todo al decirles “arrepiéntete ante la ira del Dios Terrible y Destructor, O si no…”

    Gracias. Postéo este largo comentario en mi Blog, por su extensión y lo largo del mismo.

  3. Creo que discutí sobre esta interpretación de lo sucedido el 27 de febrero con más de alguien.
    Me parece que es una forma de ver lo que pasó bastante “Farisaica”, y una manera de plantearlo que podríamos llegar a tildar de destructiva.
    Me recuerda a la vez cuando Jesús sanó a un paralítico de nacimiento.
    Está en Juan 9 http://bit.ly/adT2uk
    “1 Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento.
    2 Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?
    3 Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.”
    Bendiciones.
    David

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s