¿Qué Hacemos con la nueva Apologética?

Es la pregunta hecha por un lector, a continuación transcribo su duda mi respuesta, y una que otra acotación dada por otro lector:

  1. ¿Como contender por la fe con una apologética sana sin caer en la
    murmuración
    ? porque de cierto hay falsos maestros y falsos apostoles,
    no hablo de los verdaderos, no hablo de las practicas recientes de
    dimes y diretes entre blogs etc. sino de los que van contra las
    doctrinas fundamentales de Cristianismo bíblico.

    Esto lo digo como alguien que apoya la no murmuración.

    Saludos.

HOLA ARTUS

Uf, difícil pregunta me traes, espero que tu mismo me ayudes a responder.
Antes que nada creo necesario que quede claro determinar porqué contender por la fe y cuando.

¿Cuando y cómo ataco la herejía? Suele ser el rol de los
profetas, y ellos nunca lo hicieron si primero la Palabra de Dios se
hizo carne en sus corazones, se vivificó de modo que la contienda
espiritual y de su Fe en el Señor no se base en la sola confrontación
de palabras, dimes y diretes, sino que además su Testimonio fuere el
respaldo para marcar la diferencia y llevar al que se encuentra en el
error al arrepentimiento.

Ahora, cuando uno contiende o entra en un debate debe saber
distinguir bien que es lo que se pretende atacar: ¿una herejía? ¿Un
hereje?, si son las dos cosas ¿Es el hereje nuestro enemigo?

La apología no se basa en el debate sobre circunstancias
personales, sino que en la argumentación y contraargumentación de
ideas, se oponen corrientes de pensamiento, filosofías, etc.

Generalmente en la política se da mucho esto, pero no falta aquel que
debido a la carencia de argumentos suficientes para el debate entra en
el juego vil de la descalificación. Entonces el debate sube de tono y
se pierde el objetivo ¿ Cual es tu objetivo cuando debates o contiendes por la fe? ¿Has visto su fruto?

Sé que tienes claro lo que es la murmuración, entonces partamos
separando los puntos de ataque, ya que algunos ven al hereje como
enemigo de la fe y por tanto enemigo nuestro, mirémoslo como nos
exhorta Jesús: amándoles y orando por ellos.

Se ha demostrado, al menos sicológicamente (ref. Adicción a las Sectas de Pepe Rodriguez) que mientras más atacamos al sectario más se reafirma en sus convicciones y es mucho más difícil sacarlo del grupo.
(Piense por un momento en todas las sectas y falsas religiones ¿Por qué
el cristianismo no ha logrado desplazarlas completamente?
¿Como tratamos al sectario? Entonces, si
ya está todo dicho respecto a las sectas (por blogs, libros, foros,
predicaciones, seminarios, etc) ¿porqué entonces parece infructuosa
“nuestra manera” de contender por la fe?¿A caso ya es bastante la vergüenza que está trayendose frente a  la tremenda “nube de testigos” que nos observa como si fueramos integrantes de un “partido político de la fe”.?

La manera de contender por la fe evitando caer en la murmuración se

encierra en un pasaje poderoso del Apostol Pablo en 2 de Corintios 10: 3-6

Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne;porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.

Extraje un parte de un tema de http://www.editoriallapaz.org que habla al respecto de esta forma de contender:
-La contienda sana en los campos de conflictos espirituales es buena y
necesaria. “Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis
ardientemente por la fe que ha sido dada una vez a los santos” (Judas
3). No solo contender sino hacerlo “ardientemente” , o sea, con gran
ánimo, calor y fervor, con empeño y tenacidad, sin tregua; no sin ganas
sino con deseo y celo. “Por la fe que ha sido dada una vez a los
santos” , y no por un evangelio, una doctrina o una iglesia cualquiera.
En este contexto, “la fe” es sinónimo de “la palabra de verdad, el
evangelio de nuestra salvación” ( Efesios 1:13 ), o “la ley de la fe” (
Romanos 3:27 ). Este evangelio fue dado “una vez a los santos” , en el
Siglo I, mediante la obra perfecta del Espíritu Santo, cumpliendo él
perfectamente su misión de revelar a los apóstoles “toda la verdad” (
Juan 16:13 ), sin dejar ninguna nueva verdad inspirada para el futuro
después de la muerte de los apóstoles. “Una vez” , y no muchas veces.
“Una vez” bastaba. ¿Por qué repetir una obra hecha perfectamente. Por
este evangelio revelado una sola vez, y confirmado por señales divinas
( Marcos 16:17-20 ), debemos contender “ardientemente” , y no por algún
diferente evangelio traído después de Siglo I.

La contienda sana por el evangelio no adulterado no cae en la categoría de “pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones” , etcétera, catalogados como “obras de la carne” ( Gálatas 4:19-21 ).Contender “ardientemente por la fe” no es una obra de la carne sino elsagrado deber de todo aquel que ama la verdad sobre todas las cosas ( 2Tesalonicenses 2:10-12 ).  “Contender sobre opiniones” ( Romanos 14:1 ), por personajes o nombres ( 1 Corintios 1:10-13 ), por “fábulas y genealogías
interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios”
( 1 Timoteo 1:4 ), “sobre palabras, lo cual para nada aprovecha, sino
que es para perdición de los oyentes” o por “profanas y vanas
palabrerías” que conducen “más y más a la impiedad” (2 Timoteo 14-16),
este tipo de contienda pertenece, sí, definitivamente, a la categoría
de “obras de la carne” . Pero, no, recalcamos, el contender sanamente
por la fe verdadera. “Sanamente” , es decir, “con mansedumbre y
reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en
vosotros” (1 Pedro 3:15 ), sin personalismos denigrantes, insultos o lenguaje soez

  • No
    tenemos que confundir la murmuracion con denunciar la verdad, esos son
    los argumentos que usan las personas que regularmente hacer o dicen
    cosas que van en contra de la palabra de Dios,NO MORMURES, es algo que
    yo como cristiano estoy canzado de ver tanta basura dentro de las
    iglesias y no por el hacho de no burburar voy a quedarme cayado y dejar
    que sigan deborando a las ovejas de mi Senor Jesus, Pregunta: Por que
    Jesus arremetio contra aquellas personas que hacian negocios en el
    templo de su padre, sera que no los amaba o tubo celo por la casa de su
    padre, Hermanos no es que no amemos a las personas pero la iglesia esta
    por encima de aquellos que con sus garras despedasan a las podres
    avejitas (“OVEJITAS”)del rebano.

Hola Sergio:

Hey, si estamos de acuerdo con eso, pero te pregunto a ti si la “forma”
de como se denuncia
no está trayendo más vergüenza a la iglesia de
Cristo ¡cómo se rie el verdadero enemigo! (Es increíble que a veces nos traten de maquiavélicos en esta campaña cuando quien denuncia en la actualidad lo hace a costa de incluso hablar de la sexualidad, vida matrimonial, a cualquier precio, sin importar si aquel tiene hijos)

La murmuración es hablar en perjuicio del ausente, denunciar el
error no tiene nada que ver con eso
, pero piensa siempre antes de
hablar de alguien: “asi que todas las cosas que querais que los hombres
hagan con vosotros, así haced vosotros con ellos
” (Regla de Oro). El
amor al enemigo es muestra de nobleza, piedad y refleja el carácter de
Cristo, amamos la iglesia pues es por medio de ella que ÉL se da a
conocer para salvación, aborrecemos que la mancillen con divisiones y
contiendas, que fomenten la violencia fraternal y hagan de Filipenses
2: 3 una mera teoría.

No murmurar es no hablar mal de otros, es no difamarlos, algo muy
diferente es ocultar el error, lo cual sabemos que el Espíritu Santo no
lo dejará en la impunidad
, el problema, y lo repito una y otra vez es el “cómo” se presentan
argumentos contra determinadas enseñanzas y personas, pues lo unico que
ha logrado esta “violenta forma de exponer las verdades” es trayendo
más violencia. No pertenezco a ningúna corriente pacifista, pero es mi
deseo es reconciliar al mundo con Dios, así como se nos exhorta a
nosotros a reconociliarnos con Él (2 Cor. 5:20), por tanto,
reconciliarnos como cuerpo de Cristo es una prioridad y una
responsabilidad ministerial (2 Cor. 5:18).

La palabra murmuración tiene varias acepciones, pero nunca cambio su connotación idiomática, es explícita la Escritura al respecto. Ahora, claro los personajes biblico que aludes JAMÁS MURMURARON, ellos reprendieron y amonestaron directamente. Pablo lo hacia todo el tiempo pero precisamente porque él era Apóstol de las Iglesias que él constituyó, y cada vez que aludía a alguien era precisamente con ese fin. Tenia toda la autoridad pues eran sus discipulos. Jesucristo es Dios y conoce los corazones, él tiene TODA LA AUTORIDAD de usar la vara para la corrección.
Yo te pregunto ¿tus denuncias o confrontaciones son a tus
discipulos, hermanos de tu comunidad, tu los ordenaste pastores, les
enseñaste las Escrituras
? ¿No crees que sería más efectivo que encausaras tu deseo de corrección?
Si el problema no es que se nombren a personas, el problema es HABLAR MAL DE ELLAS, tienes todo el derecho dado por la autoridad de la Palabra para CONTENDER POR LA FE, pero el cuidado está en evitar tanta visceralidad y tratar a los demás con la descalificación propia de quien hace que el SOL SE PONGA SOBRE SU ENOJO, Airense, molestense todo lo que quieran si notan a alguien con herejías, denuncienlas, confróntelas, pero evite pecar por medio de la maldición, insultos, sacando en cara cuestiones personales, faltando contra el honor, denostando.
NO MURMURAR es respetar a los demás, es hacer a otros lo que no quieres
que te hagan a ti, es cerrar la boca antes de hablar con falta de
sabiduría, es amar a la iglesia, a tus amigos y a tus enemigos. No se
trata de callar ante las falsas enseñanzas o profecías, se trata de
mirar a aquello como personas que no saben lo que hacen.
Anuncios

3 Respuestas a “¿Qué Hacemos con la nueva Apologética?

  1. ¡Totalmente de acuerdo! La murmuración implica hablar detrás de los demás, sin confrontar y sin afán de buscar el bien. Claro, y otras cosas más. Pero echar mano de la apologética es una necesidad de nuestros tiempos. Debemos enfrentar el error y exponer la verdad. El apóstol Pedro enseñó que estuviéramos preparados para presentar defensa de nuestra fe. Defender la fe no es murmurar. ¡Es una obligación del cristiano! Claro, como dijo Pedro, con toda mansedumbre.

    Noel Navas
    http://www.laaventuradecomponer.com
    El Salvador.

  2. Roberto, bendiciones!
    Estoy de acuerdo con todo, SALVO con que cites a Editorial La Paz, que son una secta, si no lo sabias. Creen en la Regeneracion Bautismal, es decir que el bautismo nos salva.
    Deberias quitar que los citas a ello, ya que los apolojetas te pueden agarrar por ahi.
    Bendiciones y exito y espero el proximo articulo en ingles para traducirtelo ;-).

  3. Hola Ps José!
    Gracias por la referencia de la editorial, es solo para citar la fuente, y bueno, desechando lo malo, reteniendo lo bueno. Ya le habia mandado el artículo en un correo, lo transcribi en el mismo mail.
    Dios le bendiga!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s