Diga “no” a la murmuración.

Por: Fernando Ruiz de la Rosa (Noviembre 2004)

La murmuración ha sido una práctica tan común y generalizada en la sociedad moderna que ha penetrado a la iglesia como parte inherente de la cultura nacional. Los chismes y el rumor no se limitan a ciertos grupos proletarios, sino a todos los niveles sociales, económicos y culturales. Existen sectores de los llamados altamente educados, pero que padecen el mismo mal destructor de la murmuración: altos círculos políticos, artísticos, económicos, etc. Ahora las campañas de los grandes partidos políticos se basan esencialmente en la murmuración y el escarnio, para alcanzar sus victorias. ¿Qué hará la iglesia ante este cáncer social?, ¿Se irá con la inercia del mundo para blasfemar contra las autoridades superiores?, ¿Seguirá siendo afectada por la influencia de algunos medios de comunicación que vienen a ser el prototipo de la “silla de escarnecedores”? Vamos a tratar de definir y evaluar a la luz de la Sagrada Escritura este importante tema socio-espiritual.Murmurar, significa hablar lo negativo de una persona durante su ausencia, cualquier crítica contra un ausente, haya razón o no para hacerlo. Por su parte la Biblia condena categóricamente el pecado de la murmuración, tanto que es uno de los primeros pecados cometidos en el desierto, después de la liberación de la esclavitud de Egipto, el juicio mortal sobreviene a 14,700 israelitas. Increíble la magnitud del castigo; frente al aparente leve pecado de la murmuración, leámoslo en Números 16:41-47-49. No obstante así lo juzgó Dios.

Es tan delicado y grave el asunto, que inclusive Pablo lo deja plasmado como ejemplo y amonestación a todos los que hemos alcanzado los confines de los siglos (1 Corintios 10:10, 11). Y es que en realidad hay mucha razón para calificarla así, comenzando con recordar que el origen e inspiración de la murmuración es precisamente el gran acusador.

Diablo, en su raíz etimológica significa: acusador, calumniador, murmurador. Fue él quien murmuró contra Dios para engañar a la tercera parte de los ángeles. El diablo murmuró contra Dios para engañar a nuestros primeros padres Adán y Eva. Ahora el diablo sigue acusando a cuanto hermano no te imaginas para delatarlo continuamente delante de Dios como lo hizo con Job y como lo sigue haciendo según su propio ministerio. “Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra, y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. Y fue lanzado fuera del gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás; el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: ‘Ahora ha venido la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte'” (Apocalipsis 12:4, 9, 20 y 22). ¡Cuidado! Cualquiera que murmure contra su hermano contribuye a la causa del diablo en su cruel misión de calumniar a la iglesia.

Así que debemos tener mucha prudencia al referirnos a otras personas, pues además es uno de los pecados más comunes y menos censurados. Se ha legislado muy poco sobre la calumnia y la difamación de honor; por lo que sus efectos correctivos son casi nulos. Es un pecado tan sutil y simple que no se compara jurídicamente con otros delitos escandalosos, como el robo, crimen, adulterio, violación, etc. Pero sus efectos son tan devastadores que han provocado pleitos, guerras, desintegración de familias, sociedades y naciones enteras.

El problema nuestro, radica en que el cristiano común considera como grave sólo lo que la sociedad así lo determina, y si la sociedad dice que murmurar no es grave, el cristiano se lo cree y adopta tal práctica como normal dentro de la iglesia… Proverbios 26:20-22 dice que las palabras del chismoso son como bocados suaves que prenetran hasta las entrañas.

Anuncios

3 Respuestas a “Diga “no” a la murmuración.

  1. Este tema está por demás interesante; y aquí el Lic. Ruiz de la Rosa lo desarrolla de una manera magistral.
    Les super-recomiendo el Libro “Piense, Hable y Actúe Positivamente”, del mismo autor, donde aborda ampliamente este tema y otros de igual importancia. Acaba de ser editado por Amistad Comunicaciones de Puebla, Pue. O lo pueden Pedir al Tel 01152 878 124 2406; 878 782 0437.

  2. Hola, me parece que este es un tema demasiado importante y agradeceria grandemente que ampliaran la explicacion, ya que la frase “hablar lo negativo de una persona durante su ausencia, cualquier crítica contra un ausente, haya razón o no para hacerlo” pienso yo, que es demasiado borrosa, es decir ¿si alguien se equivoca, comentar, en su ausencia, algo sobre su error por grande o chico que sea, esta mal? ¿esta mal decir a un tercero que alguien tiene una idea erronea cuando ya se le ha dicho de manera personal que su idea es incorrecta? ¿si una autoridad de la iglesia me pregunta sobre alguna conducta incorrecta de alguien y como esta conducta me afecta, esta mal? Me explico hermanos? Es necesario profundizar de manera excesiva sobre este tema, porque dejenme decirles que si alguien me ha hablado mal de alguien, de acuerdo a que hablar mal es “hablar lo negativo de una persona durante su ausencia, cualquier crítica contra un ausente, haya razón o no para hacerlo” han sido mis pastores ¿suena grave? creo que es grave, pero espero que no piensen que hablo mal de mis pastores por el hecho de querer saber si una actitud o accion es correcta o incorrecta. Dios le bendiga hermanos

  3. jose
    yo creo que el murmurar de otra persona no esta bien creo que si hay algun problema que aya ocacionado la murmuracion seria mejor ablar con esa persona del tema dela murmuracion. creo que es lo mejor enfrentar el problema o cituacion la cual proboco la murmuracion ……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s