Murmura de tu prójimo como murmuras de ti mismo…

Hace más de un año atrás publique el artículo “de lenguas bífidas y de los basureros”, y trate de exponer al menos 2 elementos que mueven a las personas a desarrollar un lenguaje difamatorio y en pro de la descalificación y mentira. Aun con los revuelos que puede causar en la blogosfera desde entonces, y aún en foros de opinión, mantenemos y reafirmamos que la murmuración, además de corromper la libertad de expresión, es pecado.

La santidad de la vida no solo se expresa en el respeto a los demás como seres creados de modo único e irrepetible, tocados desde el embrión por el dedo de Dios, formados para disfrutar de esa “identidad” propia y darnos cuentas que en las desiciones cotidianas podemos ser “como dioses”, creando arte, fructificando la tierra, influyendo en las conductas y formas de pensar de toda una sociedad, se expresa además en la visión que el ser humano tiene de sí mismo. Con algo sin valor, como puede ser un monton de tierra, Dios crea algo con extraordinario, una maravillosa reproducción “fiel a su diseño original” (Dios mismo).

La murmuración, en el mundo natural- porque respecto del mundo que no se ve con los ojos de la razón, existen interpretaciones sobre la rebelión cosmica en que el mismo ángel de Luz, Lucifer, inició la resistencia contra Dios en base a la murmuración- partió en el mismo ser humano conversando con “aquel que pervierte la sabiduría”. El hombre no solo pretende probar un nuevo fruto, desea comprobar la “verdad” profetizada engañosamente por aquella entidad rastrera, entonces se cuestiona en su dignidad, cree que merece también tener lo que Dios tiene, el pensamiento meritocrático le impulsa a dar la primera mordida- al fin y al cabo hay un mandato permisivo (en el sentido que es él quien decide el cómo hacerlo, pues goza del libre albedrío) del Creador “fructificaos…multiplicaos… señoread la tierra… sojuzgadla”, y ahí en medio de su corazón se siente un “dios” por sus méritos y facultades superiores sobre toda la raza humana, sobre los reinos de la tierra, sobre la vida, sobre la muerte.

Murmurarmos de nosotros mismos cuando comenzamos a envidiar a otros, hablamos mal de nosotros con nuestra “voz interior” cuando reconocemos que otro es “mejor cristiano” (como si hubiera categorías de cristianos, sencillamente un “mal cristiano” no es cristiano ¿Para que poner esas calificaciones si no existen una santidad con algo de pecado ni pecado con algo de santidad?, cuando desea lo que el otro tiene para no “sentirse” menos, cuando cree que sus capacidades  son mejores que las de otros, cuando sólo cree en sí mismo para obtener lo que desea, entonces, la humanidad se degenera, se disgrega, compite en perjuicio de los otros, y en perjuicio de si mismos, cuales castillos feudales se crean feudos en torno al fruto que nos “abrió los ojos” a la ¿verdadera realidad?. Pulula la creencia de mente en mente  de que la única forma de salvar a la raza humana es transformándonos de modo absoluto e indiscutible en Paladines justicieros, Heroes de la fé, en Ministros Ungidos con la pentaunción (sabiéndo a drede que la lucha no es nuestra, ni siquiera son nuestras las fuerzas las que operan en medio de la oscuridad, Zacarías 4:6b)entonces el amor propio se transforma en nuestra soberbia, y perdemos el sentido de lo que es verdaderamente digno, de lo verdaderamente honorable, de lo verdaderamente noble (Filipenses 4:8)

Amar al projimo como a nosotros mismos no trata solo con hacer buenas obras a los demás, abnegarnos de modo que vivamos bajo el perjuicio de la circunstancias en beneficio de los demás. La regla de oro (Mateo 7:12), ahora vista hacia nosotros se aplica analógicamente cuando intentamos hacer a los demás lo que queremos que nos hagan , pero cuando estamos solos en la calle, ¿Qué queremos hacernos a nosotros mismos? Porque el amor propio no se basa solo en cuidar de nuestra salud o mejorar nuestra calidad de vida, se trata además en  mantener nuestro cuerpo como un templo de la virtud y de carácter (1 Cor. 6:19), buscando la medida equilibrada de autoestima como la de Aquel que es Amor (Filipenses 2:3), y presentarnos ante nosotros mismos, ante Dios y ante los demás como seres auténticos, espontáneos, y reales.

La murmuración no nace en Dios, no nace en la boca, no nace en los libros, nace en el corazón del que alcanzo la cumbre de los “dioses” y se sentó en el mismo trono de algún “Zeuz”, en la soberbia de creerse indispensables para recuperar esa santidad de la vida, alejados de otros, sintiendose fuertes, autosuficientes. Porque existen los “Paladines” con buenas intenciones, ganan mil batallas pero las condecoraciones de la humanidad no hacen sino poner pesadas armaduras confeccionadas en las herrerías de Saul. (1 Samuel 17:38-39)

Al final del día, algunos cuando están solos en el baño, lavandose los dientes y mirando si alguna arruga a aparecido en la cara, miran al espejo y se encuentran consigo mismos, sin etiquetas ni jinetas, si no obtuvieron  lo que querían desde hace mucho sienten como algo miserable desde su interior reluce, la frustación aparece y la vanidad de su propia manera de vivir aparecen con un fulgor opaco, piensan en el vecino, en el consiervo, en otros que tienen todo sin hacer mucho, y en lo que ellos no tienen haciendo mucho.

Sí, la murmuración es una cuestion seria, es pecado, la semilla fue puesta por “aquellas  zorras que hechan a perder las viñas” (Cantares 2: 15), no predecimos el tiempo de su siembra, solo nos damos cuenta cuando hemos dado de comer del fruto del Paraíso a otros que están al acceso de nuestras palabras, y vemos como se “transforman en pequeños dioses”, solo sabemos que hay cizaña en el campo de trigo cuando la vemos crecer junto a la espiga, o cuando alguien vio al malvado sembrarla encubiertamente, murmuras y delatas las intenciones de tu corazón, y te desmereces frente a los demás por usar el camino fácil a la destrucción, y así se cumplen las palabras dichas por la serpiente antigua en el pasado, y hoy su voz hace eco en medio del huerto de cada uno un nuevo mandamiento :

“murmura de tu prójimo, como murmuras de ti mismo”

Efesios 4:25- 32*

Así que dejen las mentiras y digan siempre la verdad porque todos formamos parte del mismo cuerpo.
No permitan que la ira los haga cometer pecados; que la noche no los sorprenda enojados.
No le den ninguna oportunidad al diablo para que los derrote.
El que era ladrón debe dejar de robar y empezar a trabajar haciendo algo provechoso con sus manos, así podrá compartir con el que no tiene nada.
No digan malas palabras, sino palabras que ayuden y animen a los demás para que lo que hablen le haga bien a quien los escuche.
No hagan poner triste al Espíritu Santo, quien es la garantía para su completa liberación en el día señalado.
Saquen de su vida la amargura, el enojo, los insultos, los gritos y toda clase de maldad.
Sean amables y considerados unos con otros, y perdónense como Dios los ha perdonado a través de Cristo.”

* versión Palabra de Dios para Todos.

Premios inesperados

No hay nada como vivir con paz interior, reirse de cosas sencillas, mirar al cielo sin pretender ver ovnis o estrellas fugaces y por supuesto recibir sorpresas luego de un arduo día de estudio o trabajo. Creo que muchos de nosotros no somos de esos “tontos graves” que hacen de un post el dilema del día, la discordia de la semana, la guerra del mes, al final, queridos lectores y participes de la esta campaña, tenemos el sentido “aparentemente” común que nos permite abrir los ojos y  ver con humor o gratitud las experiencias virtuales que nos hacen la estancia cibernética más “humana”.

Esta semana, nomurmurar.org ha recibido dos singulares reconocimientos, el primero con tono más bien sarcástico, y el segundo por su carácter ácido (más de algun dolor de estomago ha producido por ahí)

El primero de ellos fue el “Segundo Lugar al pior blogsillo”, aunque si hubiera sabido de este concurso hubiera esperado el primer lugar, otorgado por lanetadelcristianito , bueno, fuimos unos de los más “anormales” de todos, claro que el jurado tuvo un pequeño problema relacionado con la personificación y el concepto “Murmuración” . Entendemos que en ciertos casos, las ironías o sarcasmos pueden resultar sutilmente entretenidas, algo de humor amarillo puede ser hasta inteligente , pero si le falta coherencia puede peligrar hacia el ocio.

El segundo es quizás uno que no me esperaba,  PREMIO BLOG ÁCIDO, fue seleccionado junto a otros 7 blogs por Magda Mascioli (muchas gracias, aunque como tú no entiendo mucho esto de los reconocimiento de este tipo), autora de LIBERTAD, PRECIADO TESORO . El reconocimiento tiene un origen en el autor del blog DE LIBRE OPINION POLÍTICA, Manuel Arrías. CLaro que me sorprende, y no es que subestime el contenido de Campaña Contra la Murmuración, sencillamente aparecía cada cierto tiempo un sutil temor humano por el carácter opuesto de post de quienes lo visitan. Luego de leer los porqué no me queda más que darle los  agradecimientos a Magda por considerar Nomumurar.org como un blog ácido.

Para la validez de este reconocimiento, “el bloguero merecedor deberá escribir un post haciendo del conocimiento de sus lectores el haber recibido la notificación del premio; al mismo tiempo, otorgar el premio a otros blogueros con las mismas características asociadas al premio Blog Ácido (Criterio propio, asertividad, coherencia, fluidez, creatividad y acidez), así como publicar en dicho post un enlace del Blog que le está premiando y del blog creador del premio.” (Reglas dadas por Manuel Arrías)

Al fin se reivindica el “premio limón”, dándoles una gotitas de acidez a los que se llenan el vientre de la empalagosa murmuración.

Me resulta algo complicado elegir los blog que cumplen con los requisitos de Ácido,  hay muchos que dicen “cosas interesantes” , pero pudiendo ser coherentes o con criterio propio suelen usar el “copy paste” abusivamente, otros caen en un amarillismo innecesario; lo digo dentro del contexto donde se encuadra este blog, “la virtualidad cristiana”, sin embargo, de que hay blogs ácidos los hay, algunos con los que comparto su sabor y otros que me producen una respetuosa acidez:

Melvin Rivera . com

Profetas Vivientes

Otra espiritualidad

Despues del Domingo

Antes de decir algo, trate de no infringir la ley.

Ya es común ver en las noticias que tal actor o personaje de la farándula interpone una querella contra los responsables de un medio periodístico por el abuso a la libertad de presa: violaciones a la intimidad, publicaciones con información falsa, injurias, etc. Y en varios casos los tribunales han sentado ciertos precedentes sobre los límites de la libertad de expresión e información de los medios de comunicación, generalmente traducidos en pagos de indemnizaciones de perjuicios por daños morales y la oportunidad de que el honor y fama de esa persona sea reivindicado.

La mayoría de las legislaciones latinoamericanas consideran que ciertos atentados contra el honor y dignidad de las personas son penados por la ley, en una gran mayoría son considerados como delitos de carácter penal y, ciertas legislaciones modernas, como la de México, delitos de índole civil. Consideran que la injuria y calumnia son precisamente dos manifestaciones incorrectas y abusivas de la libertad de expresión e informar que no hacen sino denigrar el derecho de cada ciudadano a manifestar lo que piensa en desmedro de otra persona.

La Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre dispone en su artículo 5º el derecho a la protección a la honra, la reputación personal y la vida privada y familiar, señalando: “Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra los ataques abusivos a su honra y a recibir protección de ella”.

Por otro lado, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos establece de modo expreso el derecho a la honra en su artículo 17 Nº 1:  “Nadie será objeto de injerencias arbitrarias o ilegales en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra y reputación” y en su Nº 2, “Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra estas injerencias o esos ataques”

En Chile, dichos tratados y pactos, entre otros, se encuentran ratificados y por ende son considerados como leyes de la República, encuentran sus asidero constitucional en el Art. 19 Nº 4

Art. 19. La Constitución asegura a todas las personas:…. El respeto y protección a la vida privada y pública y a la honra de la persona y de su familia. La infracción de este precepto, cometida a través de un medio de comunicación social, y que consistiere en la imputación de un hecho o acto falso, o que cause injustificadamente daño o descrédito a una persona o a su familia, será constitutiva de delito y tendrá la sanción que determine la ley”.

El honor, considerado objetivamente se refiere a: reputación, fama o prestigio de una persona frente a los demás, o lo que se denomina también honra; en cambio, subjetivamente, se refiere a la estimación de sí mismo .

La responsabilidad del abuso o actividad delictual recae sobre los medios de comunicación social, con lo cual no necesariamente serán los periodistas quienes cometan la infracción, puede surgir de cualquiera que emplea dichos medios, incluyendo la internet, sea una autoridad o un civil cualquiera.

EL DELITO DE INJURIAS.

El Artículo 419 lo define como: ” toda expresión proferida o acción ejecutada en deshonra, descrédito o menosprecio de otra persona”. De acuerdo con ello se puede lesionar tanto el honor como la honra y llevarse a cabo por cualquier medio, que para efectos del Art. 2 de la Ley19733:”medios de comunicación social  son aquellos aptos para transmitir, divulgar, difundir o propagar, en forma estable y periódica, textos, sonidos o imágenes destinados al público, cualesquiera sea el soporte o instrumento utilizado”

Las Injurias pueden ser:

Injurias Graves: es decir, la imputación de determinados delitos no perseguidos de oficio por la autoridad (delito de amenazas, insultos, por ejemplo),  se encuentren penados o estén  prescritos, imputar a otro un vicio o falta de moralidad cuyas consecuencias pueden perjudicar la fama, el crédito o los intereses del agraviado o que segun la comunidad son gravosas.

Las injurias serán por escrito y con publicidad, cuando se propagan por medio de carteles o pasquines fijados en sitios públicos; por papeles impresos no sujetos a la ley de imprenta, litografías, grabados o manuscritos comunicados a más de cinco personas, o por alegorías o caricaturas, emblemas o alusiones reproducidos por medio de la litografía, el grabado, la fotografía u otro procedimiento . Recordar lo señalado para los medios de comunicación social.

Injurias leves, que son ofensas que no se puedan calificar como graves, cualquiera que sea su naturaleza, siempre que se hayan realizado por escrito y con publicidad, ya que si así no fuera serían  livianas, que se castigan como faltas.

Delito de Calumnia:

La calumnia es una clase especial de injuria. Se define en el Código Penal en el artículo 412 como “… la imputación de un delito determinado pero falso y que pueda actualmente perseguirse de oficio”.

Ejemplo: Decir que el pastor XXX es un ladron, que robo tal cantidad de dinero a determinada iglesia en tal fecha, lugar. Si solo decimos que el pastor XXX es un ladrón sería injuria. Esto dice relación con el tipo de pena que se impondrá, entre otras cosas.

El calumniador, para eximirse, deberá probar la veracidad mediantes pruebas el delito que ha imputado en otro.

PROTECCION ESPECIAL:

La ley protege el honor de algunas personas en particular en forma especial, no en razón del honor mismo, sino porque al atentar contra el honor personal de ellos se está atentando, además, contra otros bienes jurídicos, como la libertad religiosa, el orden público, etc.

La mayoría de estos casos pueden entrar en la denominación genérica de “desacato”, que es la falta del respeto que se debe a ciertas personas en razón de su jerarquía o función pública.

Entre estas situaciones podemos señalar:

- El ultraje a un ministro de culto (artículo 139 Código Penal)

- La injuria al Presidente de la República, cuerpos colegisladores o a las comisiones de éstos o a los tribunales superiores de justicia (artículos 263 y 264 del Código Penal)

Antes de decir algo de alguien, primero haz una pausa, pues puedes estar apunto de cometer un delito, las penas inluyen desde reclusion de 61 días hasta 3 años, y multas que pueden ir desde 11(300.000 aprox) a 150 UTM (4 millones aprox.) En ciertos casos da derecho a pedir indemnizacion de perjuicios por daños morales.

Antes de hablar mal de un pastor o líder, haz una pausa.

Relacionado:

Calumnias e Injurias por Internet , http://www.delitosinformaticos.com

Articulos de la ANP (Asociación Nacional de Prensa Chile)

Los Delitos Contra el Honor , http://www.iabogado.com

Delitos contra el Honor, Perú

No confunda, pelee la buena batalla.

Siempre es necesario que en tiempos convulsionados de explosión religiosa, o de “revival” espiritual exista maestros que confronten los eventuales errores con las verdades de la Palabra de Dios, y no por un mero capricho teológico, es conservar la doctrina de nuestra Fe en Jesucristo pura, sin mancilla ni distorciones interpretativas. Es algo que siempre ha sucedido, ya sea en los conocidos avivamientos de principios de Siglo XX, como en los de ahora, y es bueno que exista esa motivación de preservar las enseñanzas apostólicas fundamentales comunes a todos los movimientos y denominaciones cristianas: Dios y su naturaleza trinitaria, la salvación por Fe, La presencia del Espiritu Santo, un gobierno eclesial cristocentrico, el sacerdocio universal de todo creyente, la segunda venida, etc.

Pero delgada es la línea también cuando detras de estas “apologías” y “contiendas por la fe” se nublan, impidiendo ver al verdadero enemigo de la iglesia, el mismo que nos aborrece y trata día a día de acusarnos frente al Juez Justo. El mismo Pablo nos aclara la película en Efesios y nos señala cuales son los verdaderos enemigos, y ninguno es de carne y sangre, osea personas, sino que son espirituales, y luego en 2da. de Cor. habla de que nuestras armas son espirituales y poderosas para destruir “Fortalezas” que son también espirituales. Entonces trato de encontrar maestros que cotejen las verdades de las Escrituras con lo que sucede en la realidad de la iglesia emergente en todo el mundo, y solo encuentro desafíos de guerra de personas contra personas ¿Nos habremos desviado en alguna parte?

Si hemos de pelear una buena batalla, a contender en la fe, identifiquemos bien al enemigo, si le pones rostro de persona te aseguro que no encontrarás la victoria jamás, y si la encuentras será en tu propia ley que morirás , pues  Si “con espada matas, a espada moriras”, porque nuestra lucha es la que se hace en terrenos donde el ojo natural no sirve de mucho ni donde la verborreo teológica solo sirve para obstaculizar. El sistema de este mundo te anima a atacar cueste lo que cueste, confunde incluso a los profetas para que frente a una persona que erró se lancen todas las maldiciones de la Biblia. Si la buena batalla se hace con arrojo frente al verdadero enemigo de nuestra alma, el diablo, y amando lo que Dios ama: a toda la humanidad.

Post Relacionados

La Murmuracion Profética, el mover del falso Profeta

Las Palabras bajo las sombras, por Aljuazo

Nuevo Dominio y prontas novedades

Siempre es un reporte de bendición contar con amigos de distintas latitudes unidos por el mismo sentir, el de ver una iglesia sana, restaurada y liberada de este mal cual es la murmuración. Desde hoy el nuevo dominio de la página es 

 http://nomurmurar.org

Además dentro de poco se abrirá el blog para habla inglesa, esperamos contar con tu oración y tu permanente apoyo de difusión por una comunidad de creyentes íntegros en el pensar, hablar y actuar-

Pd.: Dios te bendiga Hno. Fernando Ospinal!